SEMANA DEL 17 AL 23 DE NOVIEMBRE

RECOMENDAMOS

 

TÍTULO:  EL EXPRESO DE TOKIO (LIBROS DEL ASTEROIDE)

AUTOR: Seicho Matsumoto

SINOPSIS: Los cadáveres de un oscuro funcionario y de la camarera de un restaurante de Tokio son descubiertos en una playa de la isla de Kyushu. Todo parece indicar que se trata de un caso claro: dos amantes que se han suicidado juntos tomando cianuro. Pero algún detalle extraño llama la atención del inspector Mihara: el difunto se había pasado seis días solo en su hotel y en su bolsillo encontraron un único billete de tren; los amantes no habían viajado juntos. Resulta también que el funcionario trabajaba en un ministerio en el que un escándalo de corrupción está a punto de estallar. Publicado en Japón en 1957, “El expreso de Tokio” es uno de los best sellers más famosos de Seicho Matsumoto. Su intriga minuciosamente ensamblada y la combinación de elementos psicológicos y sociales marcaron una nueva época en la novela negra japonesa.

 

TÍTULO: YOUNG AMERICANS. LA CULTURA DEL ROCK (1951-1965)

AUTOR: Justo Serna

SINOPSIS: La música ligera, la que empieza a sintonizarse en los años cincuenta y sesenta, nos ha cambiado la forma de ver el mundo y de vernos a nosotros mismos. Los jóvenes americanos de la posguerra parecían aceptar e invocar el pasado y encarnar la tradición de sus mayores, pero en realidad iban a ir más allá: vaticinaron un porvenir distinto y se empeñaron en reinventar a su manera la vida, la idea misma de felicidad. Con gran confianza lucharon por deshacer el orden que habían recibido de sus adultos, sus normas, sus propias definiciones, precisamente por entenderlas llenas de defectos, de vicios. Impugnaron la soberanía patriarcal, propugnaron el placer; pensaron, en fin, un mundo de buenas vibraciones. Aquellos jóvenes creyeron posibles esas metas porque esperaban algo de sí mismos, porque confiaban quizá exageradamente en la mejora de esa América opulenta y dominadora, porque sentían un malestar que les incomodaba, que les impelía a moverse, a manifestarse, a actuar. O a tomar sustancias para escapar. Desde entonces hemos aprendido muchas cosas más y ahora sabemos cuáles fueron los límites y las exclusiones de aquella temprana experiencia, la miopía con que se enfrentaron a sus adversarios o la rémora social que les hizo frente. Per el ideal último sigue siendo el mismo: la formación de individuos libres, autónomos. Se trataba de una gesta titánica, de una gesta instintiva. Se trataba de un prodigio histórico insólito que nadie podía augurar. Removieron verdades seculares, reglas antiguas, obstáculos que impedían edificar un espacio para la libertad. Provocaron y contestaron, rompieron moldes y corsés. A esos antepasados heroicos les debemos un recuerdo, aunque sólo sea porque fue suya una audacia sencilla pero decisiva: el “rock’n’roll” y sus oficiantes dieron significado nuevo a las cosas, crearon un mundo inédito y marcaron el estilo de varias generaciones.

 

TÍTULO: INDIES, HIPSTERS Y GAFAPASTAS. CRÓNICA DE UNA DOMINACIÓN…

AUTOR: Víctor Lenore

SINOPSIS: ¿Todo el mundo aspira a ser moderno? ¿En qué consiste lograrlo? Hace tiempo que expresiones como indie, hipster, cultureta, moderno y gafapasta son de uso corriente en nuestras conversaciones. Sus límites resultan borrosos, pero remiten a una realidad social que la industria cultural y las agencias de publicidad utilizan para designar un amplio segmento del mercado. Los “hipsters” son la primera subcultura que, bajo la apariencia de rebeldía, defiende los valores impuestos por el capitalismo contemporáneo. Palabras como independencia, creatividad o innovación son la cara amable del espíritu individualista y competitivo que propone el sistema, y la presunta exquisitez de criterio de los “hipsters” ha creado un consumismo que no avergüenza, sino que genera orgullo. ¿Estamos ante la cultura favorita de la clase dominante? Cada vez quedan menos dudas. La Reina Letizia se escapa de la Zarzuela para acudir a conciertos de grupos “indie” como Eels, Los Planetas y Supersubmarina. El magnate derechista Rupert Murdoch invierte cincuenta millones de euros en Vice, grupo mediático de referencia para los “hipsters” de todo el mundo. Pero la cultura “indie”, “hipster” y “gafapasta” promociona valores incompatibles con las aspiraciones igualitarias de la contracultura y de movimientos sociales masivos como el 15M.

 

TÍTULO: EL RÍO (NOVELA GRÁFICA; LIBROS DEL ZORRO ROJO)

AUTOR: Alessandro Sanna  

SINOPSIS: “Vivo en las llanuras bajas a la vera del Po. Todos los días veo este horizonte angosto y herido por las ramas de los árboles. Veo las rapaces apostadas inmóviles sobre los postes de la luz y junto a las chimeneas calientes de las casas bordeadas por acequias; los faisanes bailan en corro y las liebres corren al fondo de la llanura aluvial. La regla de los tercios es fundamental aquí para entender cómo andan las cosas; un tercio de tierra y dos tercios de cielo, y cuando el río sube la proporción se invierte. Los ojos son la cámara oscura ideal para detener en un instante el rayo verde que tiene secuestrado al sol. Momentos y variaciones de la luz que he intentado pintar sin lápiz y sin saber si lograría encontrar el tono justo, el velo exacto que visten al cielo, los árboles, las casas en la niebla. He añadido agua a la hoja y luz a la mirada aceptando los imprevistos de las manchas y de mi memoria. Para hacer el cielo se necesita agua, para hacer la tierra se necesita agua, para hacerlo todo se necesita agua. El agua como ingrediente básico para imaginar el libro entero. La construcción de las imágenes progresó sin un orden fijo, y a cada página tuve la impresión de haber traído al mundo un imagen que ya existía. Un misterioso dejà vu que creo relacionado con mi predisposición al trabajo fluido: pinto como un ciego que no pierde el tiempo en detalles y busca la impronta vital del signo. Para pintar el río debo ser río, estar dentro de los diques que dividen la mancha abstracta de la figurativa y hacerlas coexistir. Mantengo la respiración hasta que la hoja empapada tiene consistencia y se seca. Para cada imagen el mismo procedimiento y la misma espera del milagro: que la gota se convierta en algo. He dedicado años a este viaje, cultivando un pedacito de mirada cada vez, en busca de resquicios de encanto sedimentados con el tiempo. Los viejos me hablan de la piel del río como si fuese un animal adormecido que pudiera despertar en cualquier momento y convertirse en un ser horrible: sumergir en un suspiro casas y terrenos, como en la inundación que hubo en Poleskine en el otoño del 51. El invierno aquí está hecho de alientos cálidos soplados en la niebla gélida y figuras que se disuelven, presas de la luz opaca de la tarde. En primavera llega la feria del pueblo con los tiovivos, el aroma de los tilos en flor y copos de algodón en el aire que parecen nieve. El verano es cálido, tan sólo interrumpido por temporales pasajeros que abrevan el terreno seco. Cuatro estaciones, cuatro leves historias que corren lentamente a la vera del río.” Alessandro Sanna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: