Esperar viviendo, vivir esperando

CINE Todos

Esperar. Esperar que ocurra o que nunca suceda. Esperar que llegue pronto o que no vuelva jamás. Esperar que las cosas cambien o que se mantengan intactas. Esperar que todo vaya bien. Esperar en una larga cola o tumbado en el sofá de casa. Esperar unas horas, diez días, dos meses. Esperar un año. Esperar lánguidamente o con una sonrisa. Esperar lo esperado, esperar la sorpresa. Vivir esperando y que nada pueda quitarte la espera de la cabeza. Esperar por impulso. Sentir la pulsión de esperar o al contrario, esperar de forma estratégica, con control, con cabeza. Esperar y que la espera sea un infierno o esperar desde el cielo. Esperar lo inesperado o aquello que está marcado en rojo en el calendario. Esperar con certeza, esperar bajo sospecha, esperar sin saber, esperar como deseo. Esperar.

Tengo compañero de cama, se llama Donkey y es un dulce mono de peluche que no puede dejar de sonreir. Siempre me escucha y no me juzga, me acompaña en las noches de amargura y responde a mis lágrimas con un silencioso “abrázame y siéntete mejor”. Nunca falla, puesto que siempre está a mi lado y, todo son ventajas, ocupa poco espacio en la cama. Podría esperar una sustituta para Donkey, alguien que quisiese pasar todas las noches a mi vera y que siempre estubiese sonriendo. Alguien que se preocupase por todo aquello que ocurriese por mi cabeza. Alguien con quien compartir vida pero ¿sabéis que? No lo espero, con Donkey me basta.

Tengo compañero de vida, se llama como yo y vive conmigo desde que tengo uso de razón. Juntos hemos superado tantos malos momentos que sería imposible enumerarlos. Juntos lo hemos descubierto todo. Con él hemos esperado que las cosas fuesen mejor, que todo canviase, que algo sucediese. Y de tanto esperar, me he dado cuenta que en realidad no esperaba nada. Que solo necesitaba descubrir que con él me basta y me sobra. O casi, a veces necesito que aparezca un loco (que tambien se llama como yo) y que me arrastra a escribir, a soñar, a beber, a fumar y a perderme un poco. Muchos dirán que es mala compañía pero nada más lejos de la realidad, sin él todo sería demasiado plano. A veces quiero la locura. La quiero, que no la espero, son cosas distintas.

indiana-jones-raiders-of-the-lost-ark-580

No nos dejan esperar, nos lo han robado. Vamos a por el cine. Los directores, productores y guionistas de la Meca del cine consideran que no debemos esperar. Que desde el minuto uno tenemos que descubrir al protagonista, su objetivo y sobre todo, que todo tiene que ocurrir a toda leche. Echo de menos  La jungla de cristal, Indiana Jones y el arca perdida, Jurassic Park… Echo de menos aquellas películas que tardaban veinte minutos en arrancar porque se tomaban el tiempo necesario para presentar a sus protagonistas antes de meterlos en medio del lío. Esos veiente minutos son mis favoritos. Me encanta que me presenten las cosas y qué narices, si tienen que secuestrar a la hija de alguien me gusta que primero gasten tiempo en contarme cómo es aquella familia. Quiero sentir, cuando entra el cabrón de turno, que le odio y que no quiero que se la lleve. Ahora eso no ocurre. Empieza la peli y la pobre niña ya está en un zulo perdido en medio de la selva. Todo rápido. Que me dejen esperar coño, si ya he pagado la entrada, ¿a ellos que más les dará?

john-mcclane-zippo-lighter-die-hard-blu-ray-cap

Me gusta esperar con nervios el inicio de una representación, cuando te preguntas qué haces en medio de ese fregado y quieres huir. Me gusta esperar el autobús mientras me fumo un cigarrillo. Me gusta esperar a que llegue la hora del partido. ¿Qué tiene de malo esperar? Quisiera matar a todo aquel que dice: “Espera tiempos mejores” o “no te preocupes, que todo pasa”. La genial “Disfruta de la vida y no esperes las cosas” o el manido “No esperes los sueños, ve a por ellos”. Me río absolutamente de todos y ¿por qué? Porque no me molesta esperar si lo hago viviendo. Porque los malos momentos pasarán lo espere o no. Porque nada hay más fuerte que tenerse a uno mismo y ser conciente de ello. Siento algo de euforia y solo intento disfrutarla del mismo modo que cuando me siento triste me gusta vivirla. No enviéis un mensaje a todos vuestros amigos en los malos momentos, mandadlo a vosotros mismos y cansaos de llorar. ¡Eso también es vida! Y no hay nada mejor que quererse. Aunque tengas defectos, aunque te pases con el whisky, aunque te equivoques. Tenerse a uno mismo y saber esperar, sin parar de vivir, es la clave. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGU

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Esperar viviendo, vivir esperando”

  1. EL REFRITO DEL VERANO | Promarex's Blog Says:

    […] “ESPERAR VIVIENDO, VIVIR ESPERANDO”. Uno de mis primeros párrafos más inspirados (creo). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: