Me quejo

CINE Todos

Me levanto quejándome porque tengo que ir a trabajar. Tomo café quejándome porque me he levantado justo de tiempo y no tengo más que unos pocos minutos para leer el periódico. Me quejo en horario laboral, me quejo porque me duele el hombro o porque estoy de mal humor. Me quejo porque no tengo tiempo de comer, me quejo porque me siento insatisfecho con mi trabajo o porque estoy orgulloso de él y no se me valora. Me quejo porque me paso el día trabajando, porque no tengo tiempo de tomarme una cerveza con los amigos. Tengo una reunión por la noche, me duele el hombro, me quejo. Llego a casa y no tengo sueño pero tampoco tengo la cabeza despierta para hacer nada de provecho. Me quejo. Me quejo porque tengo el móvil lleno de mensajes y tengo que contestar a todos ellos o me quejo porque no tengo ninguno y siento un vacío terrible. Me siento solo o acompañado. Me siento como no debería sentirme. No quiero dormir solo. Quiero que todo el mundo me deje en paz. Me duele el hombro. Me quejo. Me tomo un whisky, pongo una película y… no, entonces no me quejo.

2584160_640px breaking-bad-cinematography-4

Me paso la vida quejándome y seguro que todos habréis pensado ¡vaya tío más quejica y desgraciado! Pero cuidado… ¿No os quejáis vosotros? ¿No nos quejamos por sistema? Cada cual tiene su vía de escape, su espacio vital, sus momentos de gozo y en realidad, el mío son las historias. Disfruto con un buen libro, con las series de televisión, con los partidos de fútbol y las Grandes Vueltas Ciclistas, con la NFL, con las conversaciones de bar y con las películas. Todo ello son historias. Una historia no solo es un argumento ficticio que alguien ha inventado para nosotros. Los informativos son historias, los amores y desamores de tu compañero de piso son historias y sí, los deportes también lo son. No todo ello forma parte de “el arte de las historias” pero, sin lugar a duda, producen en nosotros las mismas reacciones: Empatizamos, nos emocionamos, intentamos formar parte del conflicto y que nos sirva para identificarnos o para evadirnos de la realidad… Vivimos la historia. No sé qué tipo de reacción química se produce pero sí que entiendo su consecuencia: Placer.

Una de mis obsesiones es conocer la relación entre una historia y su espectador. El papel del espectador me parece que se encuentra ante cualquier trabajo de dramaturgia (o de un evento deportivo, o de un amigo contando un problema) y, además, sin espectador poco importa el mensaje. Escuchar historias, al menos para la mayoría, es tan importante como comer por una simple y llana razón: Nos ayuda a ser felices. Puede que no de una forma directa pues a veces nuestro equipo de fútbol pierde o viendo una película nos ponemos tristes pero aquello que producen las historias en nosotros nos permite relativizar y ordenar nuestra realidad emotiva. Ayer me descubrí a las cinco de la mañana despierto, alumbrado por mi querido flexo y dándole a la tecla sin parar, ¿qué escribía?  Mis miedos, mis conflictos, mi historia. Y sí, contarme mi historia me ayudó a comprender muchas cosas y leerla una vez terminada me proporcionó una maravillosa sensación de paz y armonía. He dormido como un niño pequeño (aunque menos de lo deseable) y he descubierto que, mientras vivo historias ajenas, ordeno las mías.

nfl_u_brady11_576 el-caballero-oscuro

Puede que todo esto os importe más bien poco, puede que solo sea el intento de un autor por dar valor a su obra. Puede que solo intente dar a Las Historias más valor de las que en realidad tienen aunque bien pensado… ¿No miramos todos series de televisión? ¿No vemos películas? ¿No leemos libros? ¿No nos gusta el arte, los deportes o las conversaciones de bar? Puede que lo único importante sea que en realidad las historias me ayudan a encontrar refugio cuando no me siento seguro. Este fin de semana he escrito, he escuchado y he vivido tantas historias como he podido y, francamente, me encuentro de maravilla. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGÚ

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: