Los siete pecados capitales

CINE Todos

Abrió luego la puerta consagrada, diciéndonos: «Tened bien entendido, que vuelve atrás, quien vuelve la mirada». Crujió la puerta con terrible ruido sobre los quicios del dintel sagrado, produciendo metálico sonido, cual no crujió el portón nunca violado, que en Tarpeya guardaba el gran tesoro de que fue el buen Mételo despojado.

Purgatorio, canto IX, La Divina Comedia.

El orgullo define y esculpe, a la porra con Dante, Tomás de Aquino o Juan Casiano. Los siete pecados capitales definen en realidad siete rasgos del género humano. La lujuria es instinto de reproducción mal comprendido, la gula es comer señores, ¡Por favor! la pereza es lo que para los animales es optimizar el tiempo y la avaricia es un poco aquello de ahorrar como un desgraciado con instinto de supervivencia cual hormiga paseando por delante de la cigarra. Los hay mejores y los hay peores pero a los siete pecados capitales, en general, me los paso por el forro. No serán siete asesinatos capitales como en la fantástica Seven de David Fincher sino siete momentos; solo eso. Mi verano en siete momentos y el que esté libre de pecado…

Siete

El orgullo de pilotar la vida, de tener las riendas del caballo y de escoger exactamente lo que me apetece en cada momento. A pesar de los pesares. ¿Parece fácil? No, a veces duele, lo aseguro, pero avanzar me interesa más que quedarme. La avaricia la dejo para un personaje del musical Oliver: el anciano Fagin. Es un estereotipo en toda regla, Un anciano con una vida miserable que se dedica a robar para vender. ¿Todo? No, cual urraca de posguerra, guarda el oro bajo llave y canta una deliciosa canción que resulta que sí que viene a cuento: Revisando la situación. Pues eso, a revisar.

Ron Moody-

A los tres que siguen, por favor, dejad que me ría: La gula, la lujuria y la pereza. Soy culpable señoría. De comer cantidad y calidad (vamos a recordar que comer es importante, no le veo pecado por ningún sitió), la lujuria de follar o como poco intentarlo y la pereza de querer unos días de descanso: En la playa, en la montaña, en la piscina, de camping… Qué más dará…

showgirls0

Y de pronto, todos  sacaron su máscara y mostraron las cartas. Y uno se siente algo engañado. Y triste. Dirán que ellos son los engañados y que ellos tienen derecho a estar tristes. Y no están tristes. Están cabreados. Porque antes de llamarse envidia, y ser el sexto pecado capital, formaba parte de otros sentimientos igual de profundos, llamados ira y vanidad. Y la vanidad herida se convierte en vanidad airada y resulta envidia. La envidia. La misma que convierte a la familia Corleone en amor podrido y poder ansiado en la trilogía de El Padrino, la misma que siente Woody en Toy Story cuando es el rey y se siente desplazado, la que convierte a la mítica Showgirl en la reina de la noche empujando a su antecesora por las escaleras, la estéril envidia de Salieri a Mozart. La envidia que corroe, la que empuja a mejorar, la que convierte en injusticia la derrota, la envidia del que admira y del que odia. La envidia que siento y la envidia que sienten. La envidia.

historia de juguetes

Esto ya termina y no querría marchar sin recordar que aquí normalmente hablo de cine y de vida pero que de vez en cuando me doy un homenaje y hablo de mí o de todo aquello que simplemente me importa y me preocupa. Ya tendremos tiempo de hablar de estructura, drama, personaje o de lo que surja. Principalmente, de lo que surja. Y, por último, la ira. Y lo siento señores pero de eso no tengo. Y eso mola. Mola mucho

X.SEGÚ

www.facebook.com/xavisegu

@xavi_segu

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: