“EL PUNTO CIEGO”, de Javier Cercas (Literatura Random House)

el punto ciego javier cercas

Lo último de Javier Cercas, después de su novela de no ficción “El Impostor”, se llama “El Punto Ciego”, editado por Random House. Se trata de un librito que se nos presenta bajo la forma de un ensayo, de una búsqueda del sentido de la narrativa en la actualidad, una teoria de la novela y de la devaluada figura del escritor y del intelectual a día de hoy. Si queremos saber algo más de la naturaleza de la novela, éste es nuestro libro. Todo parte de un cíclo de conferencias que el autor pronunció en Oxford.

Se estructura en cuatro partes y en ella, Cercas aborda los entresijos de lo que para él es una novela y el arte de escribir. Para Cercas, en el centro de ciertas novelas importantes hay un punto ciego a través del cual, en teoría, no se ve nada. Es precisamente ese punto ciego donde, en la práctica, la novela “ve”: a través de esa oscuridad la novela ilumina, se torna elocuente. Cercas pone varios ejemplos clásicos; El Quijote es uno de ellos. Don Quijote, no hay duda, está enfermo, es un loco de sanatorio, un chiflado sin remedio; pero al mismo tiempo es un hombre lleno de discreción y sensatez.

Eso es un punto ciego. Es un punto de indeterminación, mezcla de sabiduría y locura.

Otro ejemplo significativo es la novela “Moby Dick” de Herman Melville: el capitán Ahab está obsesionado con esa ballena, pero no sabemos el porqué de esa obsesión. La ballena es a la vez el Bien y el Mal. ¿Qué significa para Ahab esa ballena? Lo mismo sucede con la novela “El proceso” de Kafka: Joseph K. el protagonista es acusado de un delito que no conoce, ése es el eje de la novela, y además muere sin saberlo. Ahí está el punto ciego del que habla Cercas. “El Castillo” funciona de manera parecida: la novela narra las vicisitudes de K, el protagonista, en su intento de descubrir para qué le han hecho llamar del castillo, pero al final no descubre nada, ni siquiera consigue entrar en el castillo. El mecanismo narrativo es semejante.

La respuesta es que no hay respuesta, es decir, la respuesta es la propia búsqueda de una respuesta, la propia pregunta, el propio libro. Escribir una novela consiste en plantearse una pregunta compleja para formularla de la manera más compleja posible, no para contestarla; sumergirse en un enigma para volverlo irresoluble, no para descifrarlo.

Ese enigma es el punto ciego, y todo lo que tienen que decir muchas grandes novelas y relatos lo dicen a través de él: de ese silencio pletórico de significado, de esa ceguera visionaria, de esa oscuridad radiante, de esa ambigüedad sin solución. Ese punto ciego es lo que somos. La novela en vez de darnos respuestas, nos da preguntas.

No os perdáis ésta pequeña joya que nos ofrece uno de los autores más importantes de la narrativa de nuestro país. La podéis encontrar ya en Librería de la Imagen.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: