Posts Tagged ‘tintin’

Sobre el Deus ex machina, Lo imposible y como puede ser la vida de maravillosa

noviembre 30, 2014

CINE TDS

La realidad supera la ficción. Y no es una excepción, es así. Siempre. La realidad es mucho más compleja que cualquier ficción, está plagada de casualidades que rechazaríamos como espectadores y, desde luego, cualquier realidad tarda más de dos horas en ser contada. No hay que ponerse filosófico pero mucho se ha escrito sobre qué es lo que motiva al hombre a explicar historias y sobre todo a vivir historias que pertenecen a una ficción. En líneas generales podemos decir que las historias ajenas nos ayudan a liberarnos de nuestra realidad por un tiempo determinado. ¿Grande, no? Ver cine nos empuja a superarnos, nos libera de nuestras cargas, nos permite soñar, sentir, reír, llorar, pensar… Es un catalizador de puta madre. Pero vayamos al meollo, hablemos de esas casualidades que hacen que la realidad supere la ficción.

Lo imposible (2012) habla de una familia que sobrevive al tsunami que azoto Tailandia en 2004 y que además, cágate lorito, consigue reunirse unos días después. ¡Al completo! ¿Esa secuencia del niño paseando y cruzándose con su padre justo cuando los pequeños están en un camión a pocos metros de distancia de entre toda la multitud? La casualidad los junta. Y nos lo creemos solo porque sabemos que paso de verdad. Si no, como espectadores… Eso no nos lo tragamos. A eso, en dramaturgia, se le llama Deus ex machina. Es decir que baja Dios y ayuda a nuestro protagonista. Por la cara. El Deus ex machina es para el guionista veneno. Es la respuesta fácil. Es cuando Tintín cae por un acantilado al final de una página y el acantilado tiene solo dos metros en la siguiente. Es cuando disparan al protagonista en el pecho y resulta que allí lleva una medalla “antibalas” por el morro. Un Deus ex machina es aquello que puede existir en la vida real pero nunca en una ficción. O no debería.

Uno de los divertidos ocurre en El señor de los anillos: El retorno del rey (2003): Aragorn se planta delante de la Puerta Negra con millones de orcos alrededor y tras un fantástico monólogo se inicia una batalla perdida pero ¡oh!, Gandalf le sopla a una polilla que se convierte en águilas que lo solucionaran todo. ¿Si tiene ese poder por qué narices no lo usa en las anteriores batallas? ¿Es que el abuelo chochea? Otro de bueno ocurre en la olvidable The Matrix Revolutions (2003): Trinity ha muerto, Neo acaba de ser absorbido por el Agente Smith, todo ha acabado. Pero por alguna extraña fuerza, Neo explota des de el cuerpo del Agente Smith reventando literalmente la cabeza a todos sus clones. Sabemos que Matrix esconde mucha filosofía pero… Eso es un Deus ex machina. Que no nos engañen.

2497393-rotk_gandalf_1280    mightyaphrodite2

Supongo que ya veis que los Deus ex machina son muy útiles cuando la has liado tan parda como guionista que no hay otra solución posible. Has metido al protagonista en una situación tan imposible de salvar que simplemente… necesita ayuda divina. Se puede camuflar, claro está. Y a eso se le llama elemento de preparación, una de las herramientas mas flipantes para un guionista ya que consigue encontrar soluciones aparentemente curradas y que no han necesitado de mucho trabajo. Siguiendo en la trilogía de El Señor de los Anillos, en su primera parte a Frodo le clavan una lanza en el pecho (y lo hace un trol de las cavernas, que no es poca cosa) y consigue salvarse por la cota de malla de mithril. Eso sería un Deux ex machina si no fuese porque esa cota de malla se la ha regalado su tío Bilbo unas escenas antes. Lo hemos preparado, Tolkien sabía lo que escribía (olviden eso último, es excesivamente pedante que yo opine sobre las capacidades de Tolkien para escribir).

De entre todos los Deus ex Machina del mundo mi preferido es el que utiliza Woody Allen en Poderosa Afrodita (1995). Es genial: Se acaba la peli, todos los personajes se encuentran en pleno caos sentimental. Woody ya ha conseguido “encontrarse” pero ha dejado por el camino una rubia fantástica (que por cierto se llevo un Oscar) que necesita encontrar el amor. El narrador inicia su voz en off y nos dice literalmente “A propósito de Deus ex machina”. Baja un helicóptero con el “príncipe” que rescata la rubia. Con dos cojones. Y eso no es todo. El niño adoptado de Woody, hijo biológico de la rubia, conoce al segundo hijo biológico de la rubia, que es hijo biológico de Woody. Un poco lio, pero es un Deus ex machina fantástico. No en vano, el coro griego que nos cuenta la historia reza: “Si, si, ironías de la vida. La vida es increíble, milagrosa, triste, maravillosa. Por eso decimos cuando sonríes el mundo sonríe contigo”. Bajo esta premisa… Un Deus ex machina se convierte en exquisito.

tintin 2 lo-imposible-grande1

Y hablando de realidades que superan la ficción (lo sé, me he ido un poco del tema), ese es uno de los motivos principales por los que las películas que son “buenas” para la crítica muchas veces son aburridas para el espectador general. Cuesta mucho crear personajes complejos y argumentos reales. Necesita de mucho tiempo y en el cine cada segundo es oro. Por eso los personajes, aunque estén bien construidos tienden a parecer algo simples. Necesitas muchos minutos para crear un personaje complejo y si dedicas mucho tiempo a ello… Pierdes público. El público quiere entender al personaje des del primer segundo aunque si nos paramos a pensar, ¿Cuánto tardamos en conocer a alguien en la vida real? ¿Cuán complejas son las personas reales? En mi siguiente entrada seguiremos con esto, con lo difícil que resulta escaparse de los arquetipos. Y también de cosas que pasan cuando mueves la cámara. Mientras tanto repasen Poderosa Afrodita, que el viernes que viene Woody Allen estrena la última y hay que verla, y recuerden, la vida puede ser increíble, milagrosa, triste, maravillosa… Y eso mola, mola mucho.

X.SEGÚ

Anuncios

“LAS AVENTURAS DE TINTIN ARTBOOK”, el libro de arte de la película

noviembre 15, 2011

Librería de la Imagen, un vez más, en su empeño por dedicar un espacio a todas las últimas tendencias del cine de nuestro tiempo (con especial cariño por la animación y/o el cine fantástico), obviamente no podía dejar pasar la ocasión de ofreceros este “Las aventuras de Tintín Artbook”, el preceptivo making of literario de la ya celebérrima adaptación de Spielberg del legendario personaje de cómic, especialmente teniendo en cuenta que esta vez contamos con una edición en castellano, con lo cual se acrecienta su interés para nuestros seguidores hispanohablantes.

No ocurre todos los días que una adaptación cinematográfica de un personaje de cómic coseche tantas y tan unánimes críticas por parte de todo el target potencial de la película en cuestión, que en este caso era muy amplio. Por primera vez en mucho tiempo se ha logrado poner de acuerdo a: fanáticos de un viejo personaje de cómic, que tienden a ser intransigentes con respecto a la iconografía de sus ídolos; forofos del cine de animación, muy atentos al detalle y a los aspectos técnicos de la imagen animada; la crítica cinematográfica, muy analítica desde una perspectiva más tradicional del cine; y por último al espectador medio, que básicamente busca entretenimiento de calidad. Por una vez, una misma producción ha conseguido reunir y armonizar todos los ingredientes necesarios para contentar a dichos sectores del público (o sea, prácticamente a todo el mundo). ¿“Las aventuras de Tintín”, la película perfecta?

Y es que si hay alguien que sabe un rato de contentar a (casi) todo el público, ése es Spielberg. Y si además colocamos a todo un Peter Jackson (“El señor de los anillos”) como productor, realmente era difícil que de tales mentes preclaras del entretenimiento no surgiese una obra de gran calidad, cuanto menos técnicamente hablando.

Pero lo que más sorprende de este nuevo trabajo de Spielberg y Jackson, más allá de su calidad técnica, es la naturalidad con que se ha compuesto un producto rabiosamente actual, que hace gala de todos los últimos avances en animación, pero al mismo tiempo rigurosamente respetuoso con el clásico mundo de Tintín, sin pretender darle una apariencia más moderna que sin duda los tintineros de pro no hubiesen perdonado; ahí es donde los dos creadores han demostrado una notable claridad de ideas. Y sin embargo, por otra parte se han atrevido a cargar bastante las tintas en las escenas de acción, convirtiendo al personaje en casi una especie de Indiana Jones adolescente… ¡y nadie se les ha quejado por ello! Tipos listos…

Y como podéis imaginar, de todo el intrincado y apasionante proceso de creación de semejante espectáculo audiovisual se ocupa este completísimo “Tintín Artbook”, con todas las imágenes de rigor (bocetos, ilustraciones, maquetas, story boards…) de todos los personajes, escenarios y buena parte de escenas de la película, además de numerosos y muy precisos comentarios sobre el por qué de cada detalle de las mismas. Un must, no lo dudéis. Disponible aquí, en nuestra Librería de la Imagen.