Posts Tagged ‘Xavi Segú’

EL ÚLTIMO BOND

noviembre 9, 2015

CINE Todos

Se cierra un círculo que, mucho me temo, será el más poderoso de la dinastía 007. Una historia dramática casi perfectamente orquestada por tres poderosas mentes que no han dirigido o producido. Tres poderosas mentes que han escrito el mejor James Bond de la saga. John Logan, Neal Purvis y Robert Wade nunca serán lo suficientemente reconocidos por la maravillosa tarea de coger a un decadente espía anclado en las explosiones de principios de siglo y convertirlo, mediante reboot, en una HISTORIA. En una gran historia. El héroe atormentado en su máxima expresión. Casino Royale (2006), Quantum of Solace (2008), Skyfall (2012) y Spectre (2015) conforman para mí una única pieza dramática que pasaré a llamar, de aquí en adelante, El último Bond.

Daniel Craig - New James Bond movie Casino Royale (more…)

Anuncios

Mi perro, mi pelo y la chica del Coral Crush

octubre 4, 2015

chess_floor_home_decoration

Escucho a Michel Wagemans. Le doy un poco a la cabeza y caigo en la cuenta. Cuántas cosas ocurren, qué maravilla:

(more…)

Los siete pecados capitales

septiembre 19, 2015

CINE Todos

Abrió luego la puerta consagrada, diciéndonos: «Tened bien entendido, que vuelve atrás, quien vuelve la mirada». Crujió la puerta con terrible ruido sobre los quicios del dintel sagrado, produciendo metálico sonido, cual no crujió el portón nunca violado, que en Tarpeya guardaba el gran tesoro de que fue el buen Mételo despojado.

Purgatorio, canto IX, La Divina Comedia.

El orgullo define y esculpe, a la porra con Dante, Tomás de Aquino o Juan Casiano. Los siete pecados capitales definen en realidad siete rasgos del género humano. La lujuria es instinto de reproducción mal comprendido, la gula es comer señores, ¡Por favor! la pereza es lo que para los animales es optimizar el tiempo y la avaricia es un poco aquello de ahorrar como un desgraciado con instinto de supervivencia cual hormiga paseando por delante de la cigarra. Los hay mejores y los hay peores pero a los siete pecados capitales, en general, me los paso por el forro. No serán siete asesinatos capitales como en la fantástica Seven de David Fincher sino siete momentos; solo eso. Mi verano en siete momentos y el que esté libre de pecado… (more…)

Apuntes veraniegos (II)

julio 19, 2015

CINE Todos

– Si no ríes con esto es que tienes un problema en el cerebro (o mínimo una sonrisa, hombre)

(more…)

Apuntes veraniegos (I)

julio 12, 2015

CINE Todos

  • Valoro el esfuerzo del equipo de guionistas de Jurassic World. Más de 40 minutos para presentar los personajes, el conflicto y las tramas secundarias. Al estilo de los 80, como toda película de aventuras debería ser. Mucho deberían aprender de aquí los amigos de Terminator Genesis y tantos otros que presentan sus historias como una carrera de escenas de acción sin descanso ni profundidad alguna. La tendencia “acción non-stop” tiene su momento cumbre en la esperpéntica Indiana Jones y la Calavera de Cristal. ¿A alguien le gusta esa mierda?

(more…)

EL REFRITO DEL VERANO

julio 5, 2015

CINE Todos Llega el verano y me dispongo a escribir el artículo de los domingos. Ya son unos cuantos a la espalda y, a modo de reflexión, hoy me siento retrospectivo. Así que me he dedicado a releer todo lo escrito hasta ahora en este blog para, al terminar, encontrar la pregunta clave: ¿Para quién escribo? No trato de mejorar al realizarme esta pregunta, de hecho, no buscaba nada en especial. Solo volver a encontrarme con cada uno de los textos que son, en gran parte, momentos. El momento de escribirlo, de revisarlo, el momento en el que descubrí, en cada caso, de que quería hablar. Encontrar mi “yo” en cada texto, para recordar quién era en cada texto y quién soy ahora. Y como vosotros no tenéis que sufrir mi venazo narcisista y ególatra, la reflexión personal me la guardo y decido atacar la importante. ¿Para quién escribo? (more…)

PARLANT D’ESCRIURE: JESUS ANDRÉS DÍAZ

junio 28, 2015

815006

Parlo amb un editor, una professió molt propera a la meva però alhora un món que em resulta desconegut. Un editor és una persona que es dedica a publicar llibres, sembla fàcil, no? Si ho compliquem una mica més, l’editor no només és la persona que publica llibres sinó també la persona que escull quins treballs poden ser publicats seguint barems de qualitat, estil o contingut (more…)

Parlant d’escriure: Nuria Mateu Borrell

junio 21, 2015

nuriamateu

Transparent, així és la primera novel·la de Nuria Mateu Borrell, A l’ombra de les arrels, i així és l’autora. Lluny de cap de les pretensions típiques de molts d’aquells que s’embarquen a escriure un llibre, lluny de qualsevol estridència, de qualsevol lectura profunda més enllà del que les mateixes pàgines porten escrites. Pràcticament no li cal parlar-me de la novel·la perquè tot és allà, amagat rere el seu text. (more…)

La perfecta imperfección

junio 14, 2015

CINE Todos

Buscamos la perfección. Por definición aquello perfecto es insuperable, simplemente lo mejor, así que vamos en su persecución. Queremos ser el hijo perfecto, el mejor hermano, el amigo con respuestas, el amante que excita, el trabajador aplicado. Queremos tener un cuerpo escultural y un expediente inmaculado. Queremos ser la envidia de todos y no importa a lo que renunciemos en busca de nuestros objetivos.  No importa si por el camino dejamos de ser nosotros mismos. Nos consolamos pensando que no somos ni mejor ni peores, que simplemente somos distintos, Rebajamos nuestras expectativas, nos centramos en aquello por lo que podemos batallar, nos dejamos seducir por la cultura del “no seas uno más, tienes que ser el mejor” y renunciamos a principios que parecían inquebrantables. Trabajamos más horas de las que nos parecen apropiadas porque queremos ser los mejores, DEBEMOS serlo. Buscamos la perfección aunque dejemos de ser auténticos.

(more…)

MI GRAN LISTA: 2011

junio 7, 2015

CINE Todos

Gran año de cine con una selección complicada. Algunas de las descartadas eran también grandes películas. Finalmente 25 películas para disfrutar de un 2011 que es, a mi parecer, el último gran año de cine.

diosalvaje eltopo medianoche

(more…)

¿Pasar página? Y una mierda

mayo 24, 2015

CINE Todos

Pasamos página. Incluso ante el mejor momento de nuestra novela favorita pasamos página. Incluso cuando no queremos que la historia termine pasamos página. A veces devoramos las páginas y otras las saboreamos como si de un dulce se tratara pero al final, siempre pasamos página. Y avanzamos. Y aquello que se queda atrás no desaparece porque continua impreso y podemos volver a ello cuando queramos pero, desengañaos, ya nunca será lo mismo porque no será auténtico. Las páginas se escriben para ser leídas una primera vez. Para que línea a línea, palabra a palabra, descubramos la historia. Porque ver una película por segunda vez nunca es lo mismo, porque leer Cementerio de animales una vez más es distinto, porque volver atrás nunca funciona. Nunca funciona, ¿no?. Y una mierda.

(more…)

Me quejo

mayo 17, 2015

CINE Todos

Me levanto quejándome porque tengo que ir a trabajar. Tomo café quejándome porque me he levantado justo de tiempo y no tengo más que unos pocos minutos para leer el periódico. Me quejo en horario laboral, me quejo porque me duele el hombro o porque estoy de mal humor. Me quejo porque no tengo tiempo de comer, me quejo porque me siento insatisfecho con mi trabajo o porque estoy orgulloso de él y no se me valora. Me quejo porque me paso el día trabajando, porque no tengo tiempo de tomarme una cerveza con los amigos. Tengo una reunión por la noche, me duele el hombro, me quejo. Llego a casa y no tengo sueño pero tampoco tengo la cabeza despierta para hacer nada de provecho. Me quejo. Me quejo porque tengo el móvil lleno de mensajes y tengo que contestar a todos ellos o me quejo porque no tengo ninguno y siento un vacío terrible. Me siento solo o acompañado. Me siento como no debería sentirme. No quiero dormir solo. Quiero que todo el mundo me deje en paz. Me duele el hombro. Me quejo. Me tomo un whisky, pongo una película y… no, entonces no me quejo.

(more…)

La partida de ajedrez, las historias perdidas y las notas de mí pared

mayo 3, 2015

CINE Todos

Pensé que el ajedrez se parecía a la vida. ¡Vaya un imbécil! Me gusta el ajedrez. Cada una de las 64 casillas. El blanco. El negro. Me gusta el peón, el alfil y la reina. Las aperturas, los enroques, los ataques por flanco, la defensa india de reina, los sacrificios, las clavadas. Me gusta que lleve tiempo y me gusta forzar la mente a calcular variables aun sabiendo que nunca podré calcular ni un uno por ciento del total de las posibilidades. Me gusta perder sin haberme equivocado y ganar sin despiste del rival. Y ¡Por Dios! Me gusta el ritual. Me gusta colocar las piezas poco a poco, mirar al rival, parecer un caballero y empezar el juego. Me gusta que la emoción marque una jugada y intentar ganar con psicología. Me gusta no ser mejor pero parecerlo. Me gusta no dudar. Me gusta vencer y que narices, aunque ponga cara de: “Bien jugado” me encantaría reventar el tablero contra una pared cuando pierdo. Me gusta el ajedrez. 1.e2-e4.

“La tabla de Flandés” es uno de mis libros favoritos y “En busca de Bobby Fisher” siempre me ha parecido una película extraordinaria. El ajedrez es el deporte por excelencia donde “solo” hay que usar la cabeza y el azar está fuera de la ecuación. Un imaginario perfecto. Algo tan bello que debe estar alejado de la realidad. Cualquier alegoría entre la vida y el ajedrez es estúpida y sin embargo… No puedo evitarlo. El ajedrez tiene un componente tranquilizador: Las piezas están a la vista, perfectamente situadas para el análisis. Se mueven bajo unas normas establecidas y no pueden salir de su ruta. En el ajedrez lo que debe ser, será. Aunque las posibilidades son prácticamente infinitas los componentes son 32. 32 piezas, nada más. Las vida es algo más complicada. No hay normas, no hay tablero y los personajes nos regimos por cualquier cosa excepto movimientos pautados. …e7-e5

chess

Cuando escribo un guión intento tener claro el esquema. Me proporciona una sensación de seguridad que necesito para trabajar y, si debo perderme en la historia y andar senderos que creía no iba a explorar, como mínimo espero tener un esbozo, una guía que me permita analizar los cambios propuestos. Dibujo la línea temporal, describo a los personajes y los espacios. Intento ordenar la historia por unidades narrativas… Conozco la teoría y al terminar intento ver si mi historia se aproxima más al paradigma de Popp, al de Syd Field o al ciclo del héroe. Antes de ponerme a escribir intento tener la sensación de que aquello que funciona en mi imaginario conduce a algo. Intento moverme por un terreno que me resulte familiar. 2. Cg2 – f3

partida2

Las partidas de ajedrez, en manos inexpertas, suelen abandonar cualquier lógica con facilidad. Las piezas se mueven sin sentido y se cometen errores de bulto. La sensación de control desaparece y sobre el terreno reina el caos. Yo no soy jugador de ajedrez pero si que intento ser dramaturgo. No importa cuánto hayas trabajado antes de empezar, tardarás muy poco en sentirte perdido y lo que parecía el mejor conflicto de la historia de la literatura se convierte en una versión anodina de algo que ya utilizaba Shakespeare. Empiezas a descubrir personajes que no son coherentes y situaciones que no se sostienen. Se tambalea el mundo que has creado y, por si todo esto no bastara, empiezas a sentir que no tienes ni tono ni estilo para aquello que estás escribiendo. Y eso en el mejor de los casos. Lo más probable es que no encuentres esa primera frase que te permite arrancar o que tardes más en escribir el primer capítulo de lo que eres capaz de soportar. Y si coges una noche buena y te parece que aquello es digno de ser publicado, tranquilo, despertarás al día siguiente, leerás el resultado y sentirás que eres el peor dramaturgo de la humanidad. Perviertes la partida y empiezas a rehacer lo planteado en bolígrafo rojo, con muchos tachones, con muchos cambios. Empezaste con la intención de hablar sobre cuán efímera parece la vida y acabas con una comedia romántica de tres al cuarto donde tu protagonista es el guapo de la universidad y la afortunada es la mejor amiga de la cheerleader. Y en esos momentos solo intento tener la palangana cerca. …Cb8 – c6

En-busca-de-Bobby-Fischer-3527-E1

Y es cuando me encuentro en esa tesitura que debo escoger entre dos opciones: O mando la historia al garete o lucho por ella. No es siempre una cuestión de valentía, algunas veces nos encontramos en un callejón sin salida. Algunas veces simplemente hay que aceptar la derrota y dejar caer al rey, abandonar la historia, vaciar las paredes de esquemas y notas y volver a empezar, con algo nuevo, con algo fresco. Algunas veces nos metemos en caminos que no conducen a ningún lado. Hay que ser cabezón e intentar salir adelante pero si para algo nos sirve el sentido crítico es para darnos cuenta de que a veces lo mejor es abandonar. Pienso en mis historias perdidas, aquellas que maté antes incluso de haber empezado. Pienso en aquellas partidas que sabes que vas a perder en apenas unos movimientos y en cuantas y cuantas veces he tumbado mi rey. Pienso en la vida, y en las cosas que no he terminado, en las decisiones que no he tomado, en las historias que he truncado. Pienso en todas aquellas cosas a las que he renunciado. Trabajos, viajes, momentos, mujeres… Pienso en todo ello y, acto seguido, recuerdo que la pared de mi habitación nunca está vacía porque cuando arranco las notas de algo que no puedo escribir siempre es para empezar algo nuevo. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGÚ

Entre personaje y autor

abril 26, 2015

CINE Todos

Lo siento. Me disculpo por no haceros justicia, por no saber describiros, por no tener las palabras exactas para contar lo que sois. Por contar vuestras intimidades y miedos más profundos sin pedir permiso. Venís a mí por arte de magia, sin pedir nada a cambio. Os aparecéis entre la multitud, como una suma de incontables detalles que cobran sentido sin esfuerzo alguno. La sonrisa del camarero al verme de nuevo en su terraza, el pelo de una mujer desnuda sobre mi pecho, una frase sin importancia que oigo en conversación ajena, un hombre que pasea, la luz reflejada en un escaparate… Me contáis todo lo que debo saber sobre vosotros: Vuestro pasado, vuestros sueños, aquello que escondéis en el más oscuro baúl de vuestra memoria. Os desnudáis mostrando cuan vulnerables podéis llegar a ser y os armáis de valor para emprender el viaje que vaya a escoger para vosotros. Nunca falláis, aunque a veces os obstináis en llevarme la contraria, en explicarme que estaba equivocado y que aquello que tengo esbozado para vosotros no es verosímil, o no es lo mejor. Siento pavor cuando tengo que contar vuestro final, cuando llego al capítulo en el que sé que no podéis seguir adelante. Me estremezco al veros sufrir y lloro ante la ternura de vuestros amores. Lo podéis conseguir todo. Vosotros sois pura magia, sois la ostia. Vosotros sois mis personajes y solo quiero disculparme por no poder escribiros mejor.

Tengo una historia que contar. Lleva conmigo más de cinco años. Recuerdo perfectamente el día en que todo empezó, con la sencillez con la que siempre empieza todo. Vislumbré una cabaña en  mi mente, un pequeño refugio en medio de un interminable bosque frondoso donde los días son largos y las noches eternas. Donde no hay caminos, donde el tiempo y el espacio no siguen las normas establecidas. De la chimenea, un humo espeso y reconfortante, frente a ella, un extraño decidido a entrar y descubrir quién hay en su interior. Allí te conocí a ti, protagonista. Supe que eras rubio y que llevabas cazadora. Nada más. Tenía la sensación de que llevabas tiempo buscando esa cabaña y que, ahora que la tenías delante, sentías que algo se estremecía en tu interior. El viaje había sido largo y difícil. Como todo gran viaje. La puerta se abre, sola. Entra colega, yo te ayudo.

Las apariencias engañan y lo que parecía ser un pequeño refugio es en realidad un espacio eterno, plagado de estanterías llenas de libros. Tantos libros como personas hay en el mundo. El laberinto de libros produce una extraña sensación de paz. El Sol se cuela entra la arboleda y penetra por las ventanas. El polvo dibuja la luz y las sombras escorzan la estancia. No sé cuanto tiempo pasarás en ese laberinto de papel y madera pero en algún momento, cerca de una pared, o puede que en medio de la nada, encontrarás un hombre sentado  frente una gran mesa. Una especie de ermitaño que solo puedes ver de espaldas. Por los trazos, parece que está escribiendo, con sumo cuidado. Lleva consigo los estragos de la edad pero a la vez parece inmortal. El ermitaño será tu antagonista.

Y no hay mucho más que contar. La imagen quedó grabada en mi mente y durante cinco años se ha negado a desaparecer. Poco a poco he sentido a los personajes mas cerca y con extrema paciencia he dibujado un camino para ellos. Y por fin, no hace más que unos días empecé a estructurar tu historia. No eres más que un diagrama a medias en la pared de mi habitación y, sin embargo, lo eres todo para mí. Voy a contar tu historia y lo siento si no lo hago como se merece. No soy ni la mitad de escritor de lo que la historia requiere pero solo tengo dos opciones: Escribir o dejar que mueras. Tengo una historia y voy a contarla. Y eso es todo, de momento. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGÚ

Esperar viviendo, vivir esperando

abril 19, 2015

CINE Todos

Esperar. Esperar que ocurra o que nunca suceda. Esperar que llegue pronto o que no vuelva jamás. Esperar que las cosas cambien o que se mantengan intactas. Esperar que todo vaya bien. Esperar en una larga cola o tumbado en el sofá de casa. Esperar unas horas, diez días, dos meses. Esperar un año. Esperar lánguidamente o con una sonrisa. Esperar lo esperado, esperar la sorpresa. Vivir esperando y que nada pueda quitarte la espera de la cabeza. Esperar por impulso. Sentir la pulsión de esperar o al contrario, esperar de forma estratégica, con control, con cabeza. Esperar y que la espera sea un infierno o esperar desde el cielo. Esperar lo inesperado o aquello que está marcado en rojo en el calendario. Esperar con certeza, esperar bajo sospecha, esperar sin saber, esperar como deseo. Esperar.

Tengo compañero de cama, se llama Donkey y es un dulce mono de peluche que no puede dejar de sonreir. Siempre me escucha y no me juzga, me acompaña en las noches de amargura y responde a mis lágrimas con un silencioso “abrázame y siéntete mejor”. Nunca falla, puesto que siempre está a mi lado y, todo son ventajas, ocupa poco espacio en la cama. Podría esperar una sustituta para Donkey, alguien que quisiese pasar todas las noches a mi vera y que siempre estubiese sonriendo. Alguien que se preocupase por todo aquello que ocurriese por mi cabeza. Alguien con quien compartir vida pero ¿sabéis que? No lo espero, con Donkey me basta.

Tengo compañero de vida, se llama como yo y vive conmigo desde que tengo uso de razón. Juntos hemos superado tantos malos momentos que sería imposible enumerarlos. Juntos lo hemos descubierto todo. Con él hemos esperado que las cosas fuesen mejor, que todo canviase, que algo sucediese. Y de tanto esperar, me he dado cuenta que en realidad no esperaba nada. Que solo necesitaba descubrir que con él me basta y me sobra. O casi, a veces necesito que aparezca un loco (que tambien se llama como yo) y que me arrastra a escribir, a soñar, a beber, a fumar y a perderme un poco. Muchos dirán que es mala compañía pero nada más lejos de la realidad, sin él todo sería demasiado plano. A veces quiero la locura. La quiero, que no la espero, son cosas distintas.

indiana-jones-raiders-of-the-lost-ark-580

No nos dejan esperar, nos lo han robado. Vamos a por el cine. Los directores, productores y guionistas de la Meca del cine consideran que no debemos esperar. Que desde el minuto uno tenemos que descubrir al protagonista, su objetivo y sobre todo, que todo tiene que ocurrir a toda leche. Echo de menos  La jungla de cristal, Indiana Jones y el arca perdida, Jurassic Park… Echo de menos aquellas películas que tardaban veinte minutos en arrancar porque se tomaban el tiempo necesario para presentar a sus protagonistas antes de meterlos en medio del lío. Esos veiente minutos son mis favoritos. Me encanta que me presenten las cosas y qué narices, si tienen que secuestrar a la hija de alguien me gusta que primero gasten tiempo en contarme cómo es aquella familia. Quiero sentir, cuando entra el cabrón de turno, que le odio y que no quiero que se la lleve. Ahora eso no ocurre. Empieza la peli y la pobre niña ya está en un zulo perdido en medio de la selva. Todo rápido. Que me dejen esperar coño, si ya he pagado la entrada, ¿a ellos que más les dará?

john-mcclane-zippo-lighter-die-hard-blu-ray-cap

Me gusta esperar con nervios el inicio de una representación, cuando te preguntas qué haces en medio de ese fregado y quieres huir. Me gusta esperar el autobús mientras me fumo un cigarrillo. Me gusta esperar a que llegue la hora del partido. ¿Qué tiene de malo esperar? Quisiera matar a todo aquel que dice: “Espera tiempos mejores” o “no te preocupes, que todo pasa”. La genial “Disfruta de la vida y no esperes las cosas” o el manido “No esperes los sueños, ve a por ellos”. Me río absolutamente de todos y ¿por qué? Porque no me molesta esperar si lo hago viviendo. Porque los malos momentos pasarán lo espere o no. Porque nada hay más fuerte que tenerse a uno mismo y ser conciente de ello. Siento algo de euforia y solo intento disfrutarla del mismo modo que cuando me siento triste me gusta vivirla. No enviéis un mensaje a todos vuestros amigos en los malos momentos, mandadlo a vosotros mismos y cansaos de llorar. ¡Eso también es vida! Y no hay nada mejor que quererse. Aunque tengas defectos, aunque te pases con el whisky, aunque te equivoques. Tenerse a uno mismo y saber esperar, sin parar de vivir, es la clave. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGU

DOS MOMENTOS

abril 6, 2015

CINE Todos

Aquello que parece imposible resulta algunas veces inevitable. Lo que sentimos muy lejos está a punto de tocarnos; lo que se va, vuelve. Lo que era menos ahora es más. Donde éramos protagonistas ahora no somos ni figurantes y, a la vez, somos figurantes con historia y somos de nuevo los protagonistas de algo distinto. Todo avanza como por arte de magia y aquello que tan poco soporto llamado tiempo se convierte en el mejor aliado. As time goes by, la gran canción que acompaña Casablanca, siempre tiene razón. Las cosas a veces no viven o mueren, solo duermen. Y despiertas de nuevo para descubrir que, contigo, hay muchas cosas que vuelven a su senda. Y cualquier cosa se convierte en historia. Todo lo que ves, lo que oyes, lo que te ocurre, lo que sientes, lo que vives. Todo, absolutamente todo, lo conviertes en la mejor historia de tu vida. Y a ti, voy a llamarte Inspiración.

Me habías dejado y has vuelto a mí para convertir en gozo lo que a veces puede ser una tortura. Porque mi lista de ideas estaba a rebosar de demasiadas cosas y no podía escribir ninguna de ellas. Porque contigo todo tiene sentido. Porque me atacas sin descanso y cuando pensaba que solo volvías por unas horas resulta que has decidido quedarte. No me dejas solo ni un momento. Parece imposible pero aquí estás y mientras mis dedos aguanten no voy a parar de escribir. Llevo demasiado esperándote, siendo mediocre, pero cuidado cariño, me he preparado a voluntad para cuando llegase el momento. No he parado de escribir. No he parado de pensar. No he parado de crear. Y ahora, tiene sentido. Podría escribir una novela del tirón porque aunque puedo trabajar (vivir) sin ti, contigo soy imparable. Así que me he preparado y estoy listo para el combate.

sd

¿Cómo controlar la inspiración si viene cuando le apetece? La inspiración te permite escribir desde el estómago y escribir desde el estómago es mejor que con el cerebro. El cerebro es demasiado previsible. El cerebro es para ordenar aquello que el estómago quiere vomitar y aunque siempre intento quitarle romanticismo al escribir lo cierto es que no sabía cuánto te había echado de menos hasta que has vuelto. Las ideas son un terreno pantanoso donde hay que ir con mucho cuidado. Una gran ciénaga donde equivocarse de camino se puede convertir en un error fatal. Tengo ideas a todas horas y no todas son buenas. E incluso cuando lo son, no todas sirven para ese personaje en el que estás trabajando. Para esa historia. Para ese argumento. Normalmente no puedo escribir con una idea. Aunque sea buena. Una idea puede convertirse en personaje, en estructura o argumento. Puede desarrollarse en una situación. Puedo hacer muchas cosas con una idea pero no escribir. Una buena idea necesita reposar. Una idea tiene que formarse poco a poco en tu cabeza, tiene que crecer. Esta idea la trabajas con el cerebro. Sin inspiración.

Pero todo esbozo necesita un detonante para convertirse en texto. Toda idea necesita de otra imagen. No necesita ser un personaje o un argumento. Debe ser una anécdota porque solo tiene que despertar a la primera. Así que mientras la primera idea ha dormido durante mucho tiempo y nos ha supuesto muchos quebraderos de cabeza porque no funcionaba (y no sabíamos por qué pero no funcionaba) la segunda es veloz y directa. La segunda idea surge del estómago y se convierte en pura dinamita. Provoca inspiración y nos empuja a escribir. Así que sea cual sea mi historia, algo tan estúpido como unas cuantas imágenes mentales que parecían no tener sentido desencadenan páginas y páginas escritas. Así pues: “Se quedó sentada en el suelo mirando la librería”, “Compartieron la misma manta de siempre”, “Parecía ser una de esas chicas que toma colacao en la cama”, “Paradojas por doquier” o “Entre dos nadas” se convierten en elementos imprescindibles para arrancar. Y entonces ya no necesitas nada más. Un lugar donde escribir y tiempo. No hay término medio. Nunca lo hay.

ews

En mi oficio tengo dos momentos llenos de magia. Aquellos dos momentos que me obligan a ser escritor, que me reconcilian con el mundo y me hacen sentir muy poderoso. Mi primer gran momento es precisamente este. Cuando una historia que lleva mucho tiempo en la incubadora despierta y cobra sentido. Cuando las piezas del puzle se juntan. Cuando no sabes muy bien por qué pero todo funciona. A ese momento mágico le debo la vida y todos y cada uno de los textos de ficción que he escrito. Mi segundo gran momento también es este (ahora). Cuando las manos van más rápido que la cabeza. Cuando los personajes hablan por mí. Cuando la historia se sucede y todo avanza sin necesidad de pensarlo. Cuando sientes que el argumento y los personajes te han poseído y solo tienes que aguantar el cansancio para seguir escribiendo porque sabes que si te detienes demasiado tiempo la magia va a terminar. Dos momentos. Una vida. Y eso mola. Mola mucho

X.SEGU

Parlant d’escriure: Carles Roca

marzo 26, 2015

I en realitat no parlem d’escriure. Parlem de comunicar. Tinc la certesa que tot es redueix al mateix: Donar un missatge. Quines són les diferències entre fer-ho de forma oral o escrita? En fer-ho cada nit o de forma esporàdica? En utilitzar el paper, l’escenari, la TV o les ones de radiofreqüència? N’hi ha moltes, òbviament, però deixeu-m’ he tornar a les meves: Tot es redueix al mateix. Carles Roca condueix un programa nocturn a Ràdio Flaixbac (BACUP, de dilluns a divendres, 22:00 – 00:00) i formo part del seu equip des de fa un any i mig. Només sóc una petita peça d’aquest engranatge on cada nit es tracta un tema diferent, enfocat als adolescents però que acaba arribant a tot tipus de persones: “Les nits permeten trobar calma en l’oient. Ens pot escoltar mentre es prepara per anar a dormir, mentre es troba davant l’ordinador o mentre està treballant. Les feines de nit moltes vegades permeten posar l’atenció a la ràdio”.

Així que ens tanquem a l’estudi per parlar d’escriure comunicar amb l’home al qui li envio un guió diari i que m’ha donat l’oportunitat d’agafar el micròfon els divendres. Amb un amic que sap moltes coses de mi i del que només puc dir que abans de començar l’entrevista es preocupa que el so de la meva gravadora no saturi i que em pregunta per les meves coses. Entrevisto a algú que s’assembla moltíssim a la persona que sentiu cada nit en antena, encara que a la vida real mola una mica més. És el Carles Roca del BACUP amb una bona dosis d’humor negre i amb un punt menys d’exigència. Som-hi.

10968582_10205101373161363_839337966422866673_n
COMUNICAR

“Un comunicador en part neix. Crec que sí. Després vas polint coses però comunicar bé és una cosa que va a persones. De petit era una mica tímid però tot i això ja em sabia expressar”. Així de clar em contesta a la primera pregunta que faig a tothom qui entrevisto per aquest espai. No em parla d’escoles, ni de fites. No intenta convertir la resposta en un consell, simplement dispara: “Això de comunicar té un component innat molt gran”. Intento repreguntar, intento conèixer alguna de les eines que el permeten portar cada nit un programa de dues hores: Estructura? Ritme? No: «Només hi ha una clau per portar un programa com el BACUP: Ser tu mateix. No n’hi ha cap altre. I és precisament el que és més difícil. Ser un mateix davant d’un micròfon costa molt però és que és important despendre “veritat” ».

I la seva veritat es creua en la meva. Perquè això de la transparència total és un conte per a nens petits que ja fa temps que vaig deixar de creure. Però ell ho defensa i acabo entenent que el Roca té tan interioritzada les tècniques de comunicació a la ràdio que no necessita recordar-les. Ell s’apropa tant com pot a la seva veritat i només fa una aclariment: “Això no s’ha de confondre en fer les mateixes bromes que fas amb els amics o en la forma de parlar. Parlo de ser un mateix pel que fa a parlar de tu mateix, en dir el que penses i com ho penses”.

BACUP

“Tenim un tema del dia i la columna vertebral del programa són els missatges que l’audiència envia al programa. La improvisació és necessària.” I aquí el problema principal. Jo puc refer el meu guió tantes vegades com vulgui abans que es converteixi en realitat. Puc revisar els meus relats fins a la sacietat però el Roca no. El que diu ja s’ha dit. La immediatesa del programa és segurament la principal diferència entre la seva feina i la meva. I encara hi afegeix més coses: “Alhora de pensar el contingut tampoc haig de pensar gaire perquè no fa tants anys que vaig ser adolescent. El contingut és totalment intuïtiu. Depèn del dia… Has de fer una tria immediata i tenir la capacitat d’escollir bé i anar-ho lligant tot.” I és que ell no només juga amb les seves cartes sinó amb les cartes que la audiència li envia.

“Nosaltres parlem en l’idioma adolescent de problemes adolescents però des d’un punt de vista adult i això penso que marca la diferència.” Fa dos anys que condueix un programa que se sent seu. Intenta ser més pedagògic que el “pare” del BACUP, “Prohibit als Pares”, programa que va trencar esquemes en crear-se però que ara ja no compleix una funció necessària: “Ells van ser els primers a parlar de sexe per a adolescents d’una forma clara. Aquell va ser el seu mèrit. Nosaltres intentem tractar de forma seriosa tots els temes. Ser més pedagògics sense perdre de vista que volem ser col·legues, no pares o professors.”

COSES I COSETES

No és que em senti decebut però no li aconsegueixo treure res que em sembli especialment sucós. El motiu? M’ho ha dit només començar: És transparent. Tant transparent com es vol permetre i per tant no hi ha res que li pugui preguntar que no li hagi sentit en antena o a mig sopar compartint un bon vi (sinó no sopem). Diu que si pogués recuperar una veu femenina, tindria el programa que ell desitja i assegura que “vull ser comunicador tota la vida, en qualsevol lloc on pugui ser jo mateix. Comunicar dins d’una gàbia és una cosa que no suportaria.”

Comparteixo amb ell la dedicació total per la seva feina: “Tot el dia estàs pensant temes, emmagatzemant anècdotes… Sempre tens l’alarma activada, buscant formules per millorar el programa.” I com a mi, quan li pregunto pel millor moment de la seva professió els ulls s’il·luminen i sense pensar-ho massa contesta. Us deixo amb la seva resposta, perquè mereix acabar l’article. Moltes gràcies Roca, ens veiem divendres.

“Quan et plantegen un dubte o una preocupació important on saps que pots ajudar… Aquest és el millor moment. La gent es volca en el problema d’algú i aconsegueixes que se sentin acompanyats, que estiguin una mica millor. El BACUP de vegades és màgic.”

X.SEGÚ

ARTICLE ESCRIT EN CATALÀ

MI GRAN LISTA: 2014

marzo 22, 2015

CINE TDS Os escribo con lo imprescindible. Sin reflexiones, sin historias personales, sin saber muy bien porque. Os escribo con aquello que me representa y en respuesta a la pregunta que más veces me hacéis a lo largo de la semana. ¿Qué película me recomiendas? Hoy os presento una de las cosas que más detesto: Una lista. Deje claro en entradas anteriores que no creo que exista una gran lista donde todos los espectadores puedan ver sin parar grandes películas. No todas las películas son para todos los públicos (y no me refiero a su contenido en sexo o violencia) y no todas las películas son adecuadas para todos los momentos. Me gustaría poder llevaros a El Apartamento, Casablanca, Gilda, El crepúsculo de los dioses o Eva al desnudo, me encantaría, pero eso depende de demasiados condicionantes. Así que solo lo intentaré y para hacerlo realizaremos un largo viaje que empieza en el recién terminado 2014 y poco a poco nos llevará hasta los años dorados, hasta los grandes clásicos. Hoy estáis de suerte, me quedo con mi mierda y hablamos solo de cine. Y eso mola, mola mucho. 2014 261276 descarga


Si o si (Las veis y punto)

  • Whiplash de Damien Chazelle
    • Los usuarios de Filmaffinity nunca se equivocan
  • Mommy de Xavier Dolan
    • Entretenida, premiada, imprescindible
  • Dallas Buyers Club de Jean-Marc Vallée
    • Una historia bien contada con un gran Matthew McConaghey. Le cuesta arrancar, no os desesperéis.
  • Boyhood (Momentos de una vida) de Richard Linklater
    • Será recordada por la historia del cine. ¿No es motivo suficiente?
  • El lobo de Wall Street de Martin Scorsese
    • En mi opinión no merecía tanto bombo pero qué demonios… Es entretenida y es Scorsese 100%
  • Nebraska de Alexander Payne
    • Mi vencedora. Obra de arte.

Animación (La gran animación)

  • La Lego película de Philip Lord, Chris Miller y Chris Mckay
    • Divertida a más no poder

Cine de autor (No tengáis miedo)

  • Sólo los amantes sobreviven de Jim Jarmusch
    • Nivel avanzado. No lo intentéis si no estáis preparados.
  • Magia a la luz de la Luna de Woody Allen
    • Incluso un Woody Allen menor está en la cumbre. Muy entretenida. Poco profunda.
  • El Gran Hotel Budapest de Wes Anderson
    • Colores, ritmo, argumento… Imprescindible.
  • Nymphomaniac: Volumen 2 de Lars von Trier
    • La segunda parte del nuevo ejercicio de Lars von Trier para desquiciarnos. Para los más atrevidos.
  • Ida de Pawel Pawlikowski
    • Gran vencedora de los premios internacionales.

A la española (Lo mejor de casa)

  • Relatos Salvajes de Damián Szifrón
    • La mejor película de lengua hispana del año (de los últimos años). Y además es entretenida
  • La isla mínima de Alberto Rodríguez
    • Cuando una película española tiene calidad de sobras. Si os gusta True Detective… ¡A por ella!

El trío musical

  • Alabama Monroe de Felix Van Groeningen
    • Una gran película de amor y familia.
  • A propósito de Llewyn Davis de Joel y Ethan Coen
    • La brutal mirada de los hermanos Coen. Imprescindible.
  • Begin Again de John Carney
    • No aparecerá en ninguna lista. Es la película que más me ha sorprendido este año. No cumple los tópicos.

Los grandes nunca mueren

  • Perdida de David Fincher
    • Si eliminamos los blockbusters es la película más rentable del 2014. La firma de David Fincher junto a otros pocos define el cine entretenido y de gran calidad.
  • Interestellar de Christopher Nolan
    • Puede que su peor película y la peor decepción del año. Y aún así es una gran película.

Muy personal

  • Oslo, 31 de agosto de Joachim Trier
    • Es del 2011 pero en España se ha estrenado en 2014. Gran película.
  • El veredicto de Jan Verheyen
    • Si no pongo una de abogados reviento
  • Mr.Turner de Mike Leigh
    • Buena, entretenida… Eso es cine, ¿No?
  • St.Vincent de Theodore Melfi
    • El mejor Bill Murray de los últimos años.

X.SEGÚ

MI CASTILLO DE LEGO Y EL SOL DE UN NUEVO DÍA

marzo 15, 2015

CINE TDS

Hace ya unos cuantos años los reyes me trajeron una gran construcción de Lego. Era un castillo enorme con lo que parecían millones de piezas. Me pareció imposible terminarlo algún día y sin embargo, el tesón de un niño es solo comparable al afán de sexo de un adolescente (bueno, igual me he pasado). La cuestión es que poco a poco y sin ningún tipo de ayuda fui levantando el castillo de Lego con sus puertas, sus torres, su muro y todo lo demás. Siempre he disfrutado más del proceso de preparación de un juego que del propio juego. Mi imaginario funciona a toda máquina mientras planteo algo, y todo funciona en mi mente, y todo es perfecto. Después la realidad me dedica una soberana ostia para demostrarme que aquello que en mi cabeza es perfecto rara vez resulta interesante una vez puesto en práctica. Del mismo modo que cuando ahora me sorprende una historia que me levanta de la cama y sé que en pocas ocasiones será más que una idea mediocre por aquel entonces ya sabía que al terminar de construir mi castillo tardaría poco más que un par de tardes en aburrirme de él. Supongo que por ello siempre defiendo que el proceso para conseguir algo tiene que resultar más gratificante que el propio resultado.

La cuestión es que termine mi castillo. Y le hice un par de fotos que a no ser que mi madre las guarde en el baúl de los secretos han caído en el olvido. Y a las pocas horas de tener mi castillo levantado me aburrí de él y tuve la suerte, o la desgracia, de que mi hermano estaba cerca de la zona y ya llevaba unos cuantos días amenazando con destruirlo. Mi hermano entró en la habitación y, muy educado, me pregunto si podía destruirlo. Soy tres años menor y mi inocencia ya perdida me llevo a responderle que sí, que si eso le hacía feliz lo podía destruir, que yo ya lo había levantado y con ello ya estaba preparado para otras empresas. Y era cierto. Sin embargo, mientras mi hermano convertía mi castillo en aquel millón de piezas inicial empecé a llorar. Era mi castillo y me había costado muchísimo levantarlo. Mi hermano, que tiene menos empatía que una rueda de camión no lo entendió. Mi madre, abronco a mi hermano sin razón y yo aprendí una valiosa lección. Los castillos debe destruirlos el que los ha levantado.

lego-img-p-PLEG7094.1

Y es por ello que ahora, cuando escribo algo que no merece la pena, soy yo el primero que lo critica. Es mi derecho. En los últimos dos meses he participado como técnico, actor o productor de más de ocho espectáculos teatrales, la mayoría de ellos francamente malos (ojo, no todos). No me habrán escuchado crítica alguna pues a cada cuál le pertenece el derecho de analizar el resultado. Y ves a los actores contentos, y al director brindando con cava y al equipo sonriendo… ¿Y quien soy yo para ensuciar tan bella estampa? Criticar conlleva una gran responsabilidad y sólo bajo petición expresa del equipo en cuestión me atrevo a dar mi opinión, siempre sincera. Me siento mal al hacerlo pero no he aprendido a complacer a nadie y se me revuelve el estómago si aquello que sale de mi boca no es lo que quiero decir en realidad. ¿Virtud o defecto? Pues no lo sé pero la culpa es de mi hermano, que destruyo mi castillo. Tengo por costumbre desaparecer unos minutos al terminar una estrena. Mientras familia y amigos dicen que aquello que acaban de ver es fantástico. Mientras todos viven la Alfombra Roja yo me encierro allá donde pueda, me fumo un cigarrillo y me tomo un whisky. No quiero que nadie me pregunte aquello de: “Que te ha parecido” porque temo decir la verdad. Y me haya gustado o no, levantar una obra de teatro es muy complicado y requiere de mucho esfuerzo y dedicación. ¿Quién soy yo para destruir ese castillo?

FotR0549

Las últimas semanas han sido de infarto. He trabajado muchísimo (no hay queja) y solo en la noche, al llegar a casa destrozado, encontraba unos minutos para mí. Me cuesta mucho conciliar el sueño y me he dedicado a revisar la trilogía de El señor de los anillos. La versión extendida, cuidado. Cada día unos minutos, mientras se me cerraban los ojos y sentía que mi cuerpo conseguía relajarse. Me encanta esa trilogía y al final de Las dos Torres Sam realiza uno de los discursos que mas me excita del séptimo arte. No es especialmente original o profundo, no es más que un pequeño speech pero aquí lo dejo, porque quiero compartirlo: “Igual que en las grandes historias señor Frodo, las que realmente importan, llenas de oscuridad y grandes peligros. Esas de las que no quieres saber el final, porque ¿cómo van a acabar bien? ¿Cómo volverá el mundo a ser lo que era después de lo que ha sufrido? Pero al final, todo es pasajero, como esta sombra, incluso la oscuridad se acaba, para dar paso a un nuevo día, y cuando el Sol brille, brillará más radiante aún. Esas son las historias que llenan el corazón, porque tienen mucho sentido, aún cuando eres demasiado pequeño para entenderlas. Pero creo señor Frodo, que ya lo entiendo, ahora lo entiendo. Los protagonistas de esas historias se rendirían si quisieran, pero no lo hacen, siguen adelante, porque todos luchan por algo.” Bonita reflexión, ¿no? La esencia de una buena historia y una bella alegoría de lo que es la vida. Y eso mola. Mola mucho

X.SEGÚ

Sobre cosas que nunca he dicho, el espacio y el conflicto interno

febrero 15, 2015

CINE TDS

Esta semana trabajé un tema complicado. Escribo el guión para un programa de radio. Es un programa muy poco ordenado donde la audiencia manda y por lo tanto el guión es más bien una introducción al tema. Siempre tengo ganas de apretarlo un poco y ponerle un poquito más de contenido pero ya sabéis, los de arriba mandan. El tema para el programa del miércoles era el siguiente: “Cosas que nunca he dicho”. Madre mía… Ni corto ni perezoso preparé el contenido y seguí a mis cosas. El documento, con el guión escrito, quedo en el escritorio de mi ordenador, esperado ser eliminado u ordenado a la carpeta correspondiente. Sin embargo, como si de un elemento de preparación se tratará, días más tarde me encuentro con él. Y lo vuelvo a leer. Borro todo el texto y vuelvo empezar. El programa ya se había emitido, ahora ya no escribía para la audiencia, ni para los locutores. Ahora escribía para mí, y como creo que uno nunca escribe para uno mismo… pues lo hacía para el “Lector Constante” que define Stephen King, para el espectador de Casseti, para el pueblo de Shakespeare. Lo escribía para aquel destinatario que se que nunca lo va a leer.

El mundo del cine se encuentra en su momento más bello. Tenemos películas que luchan para los Oscar, películas que han ganado un Goya, películas vencedoras del Bafta. Tenemos una lista enorme de películas que se estrenarán en breve y que todos esperamos. Se estrena esa adaptación de Cincuenta sombras de Grey modo azúcar. Curioso caso, una novela barata de porno (uy, perdón, erotismo) convertida en película romántica (uy, perdón, erótico-romántica). Series canceladas y series que renuevan, algunos capítulos de House of Cards que se filtran durante unas horas, Tarantino rodando The Hateful eight… Sea como sea, la actualidad se me antoja pesada. “Cosas que nunca he dicho” es mucho más interesante.

descarga      Cincuenta_sombras_de_Grey-912906562-large

Hoy escribo des de mi lugar favorito y en mi momento favorito. Delante del fuego, con una cerveza, escuchando la BSO de Kill Bill vol.2, solo… Hay pocas cosas que no haya vivido entre estas paredes y nada que no les haya contado a ellas. Hablar del espacio siempre me recuerda a dos máximas de la literatura y el guión y como de momento esto está un poco desordenado empezaré por aquí: EL ESPACIO. Un espacio puede ser activo o pasivo; un espacio puede tener relevancia en nuestra historia o pasar desapercibido. ¿Y cómo reflejamos eso en dramaturgia? Stephen King nos da la primera respuesta en su definición de literatura: Imaginamos una habitación vacía. En el centro de la habitación hay una mesa con una llave. ¿Os lo imagináis? Pues eso es literatura.

Lo que el genio del bestseller quiere decir es que nuestra mente ya completará toda la información que no sea imprescindible. En el texto solo pondremos aquello que de verdad importa. ¿Cómo es la habitación? ¿Tiene puertas? ¿Ventanas? ¿Cómo es la llave? Y la respuesta es, ¿y qué más da? Nosotros debemos escribir aquello que es importante para el relato. Yo he descrito mi lugar: Delante del fuego, con una cerveza, escuchando Kill Bill vol.2, solo… Todo lo demás os lo dejo a vosotros. La segunda ley del espacio es que si de verdad el espacio importa debemos de explicarlo sin decirlo. Decir: “Jake entro en la habitación más importante de su vida” provoca arcadas pero decir “Jake se sintió a salvo cuando entendió que no debía contarle nada a su viejo sillón. Se sentó en silencio y recordó cuanto amor y cuanto odio habían sentido aquellas paredes. La recordó a ella y solo el sonido de la madera al quemarse le hizo recobrar la cordura. Cuatro paredes y una copa de whisky para abandonar la zozobra”. No es una obra de arte pero se deja leer. EL ESPACIO

La lista de cosas que nunca he dicho seguirá intacta. Hay cosas que nadie necesita saber y hay otras que uno no se pueden contar aunque quiera. Es una reflexión obvia supongo. Y a eso se le llama ESPACIO INTERNO. Y las leyes que se aplican al ESPACIO son idénticas a las leyes del ESPACIO INTERNO con una sola diferencia, con el espacio interno hay que tener mucho más cuidado. Decir que un personaje es listo es faltarle el respeto al lector. Hay que demostrarlo. Fijaros en Jake, esta triste, y eso lo entendemos todos. Pero no hace falta decirlo. El tratamiento de los espacios es una muy buena medida para ver si algo está bien o mal escrito. Por eso cuando la gente dice que no se puede decir que una novela/película es buena o mala yo me cago en todo la cagable. Hay muchas pistas, el espacio es una de ellas.

El espacio interno de los personajes es seguramente el elemento más importante de cualquier historia y es trabajo del dramaturgo explotar ese aspecto con mimo y cuidado. Dando la información adecuada en los momentos adecuados y de un modo adecuado. El ESPACIO INTERNO de los personajes conduce al CONFLICTO INTERNO. Y eso si que es la gallina de todos los huevos. El conflicto interno es aquello contra lo que lucha el personaje y que se encuentra dentro de él. ¿El miedo? ¿La ira? ¿La pena? ¿La soledad?… El conflicto interno es necesario y es el elemento principal que permite que nos identifiquemos con un personaje.

Quiero comunicarme y sin embargo solo soy capaz de hacerlo des del silencio, des de la calma. En mi lista de cosas que nunca he dicho hay demasiadas cosas que debería gritar. Puede que coja una botella de cava, vaya hacia el Corte Inglés más cercano y las grite mientras me bebo el cava, me desnudo y paso una bonita noche en el calabozo y unos cuantos años de terapia. Casi prefiero seguir aquí, con mi cerveza, mi fuego, mis cuatro paredes… Casi prefiero pensar que en algún momento podre decir las cosas que nunca he dicho y que alguien querrá escucharlas. Y eso mola. Mola mucho.

X.SEGÚ